Ecommerce

{lang: 'es'}

Mientras que muchos auguran el fin del comercio tal y como lo conocemos y aseguran que la era digital acabará, tarde o temprano, con la solvencia de las tiendas físicas, otros apuestan por la integración de ambos formatos de acceso y compra, poniendo como ejemplo las recientes aperturas de las tiendas físicas de Amazon e eBay.

Más allá de predicciones sobre el futuro lejano del sector, si una cosa está clara es que el comercio electrónico en España está avanzando a pasos agigantados. Un sector que, tras 20 años de estatismo, está experimentando una auténtica revolución gracias a los cambios en los hábitos de consumo, al surgimiento de un cliente hiperconectado (y cada vez más exigente) y a la proliferación de herramientas y estrategias orientadas a conocer en profundidad qué es lo que el cliente busca y qué es lo que está dispuesto a comprar.

Pese a la entrada en juego de la  nueva normativa de cookies, las herramientas para captar y conocer los gustos e intereses de clientes y consumidores, o la geolocalización son elementos fundamentales a la hora de elaborar y sugerir de forma automática productos, contenidos y experiencias de usuario completamente personalizadas y adaptadas a los gustos e intereses de clientes que ya se han interesado por nosotros. Porque además de encontrarnos, en ecommerce es fundamental que éstos clientes finalicen con éxito el proceso de compra y que, además, vuelvan. Por eso, las sugerencias predictivas de productos o servicios basadas en el histórico previo del cliente son una excelente vía para aumentar los ratios de conversión y el volumen de ventas.

Otro de los elementos que está determinando el presente y futuro del ecommerce es la entrada masiva de dispositivos como smartphones y tablets (aún seguimos a la espera de la plena adopción de la smart TV), lo que ha generado un hábito de acceso a contenidos multipantalla; múltiples ventanas desde la que acceder a información, a productos y servicios, desde donde comprar y desde donde comprar pagar.

No obstante, y pese a que el multiscreen es un fenómeno que se viene desarrollando desde hace un par de años, uno de los retos a los que hoy día se enfrenta el sector es el optimizar realmente la experiencia de compra desde éstos nuevos dispositivos. No basta con ofrecer información sobre el producto, es necesario adaptar al máximo tanto el proceso de compra como el de pago en éstos nuevos terminales para equiparar su efectividad a la de la experiencia de compra desde un ordenador.

En definitiva, poner en marcha una plataforma ecommerce de forma sostenible y con vocación de crecer es realmente una ardua tarea que, sin embargo, ofrece un sinfín deoportunidades de negocio si se cuenta con la flexibilidad suficiente y una estrategia adecuada y acorde a las nuevas formas de consumo.

fuente: http://www.infoautonomos.com

 

Tags:

Escribe tu comentario

Current ye@r *